Hay una Alternativa Responsable

Cuando quedas embarazada, ya sea a propósito o por accidente, generalmente atraes un alma con la que tienes una obligación kármica.

Por los motivos cósmicos que sean, se te asignan ciertas almas específicas. Tú eres kármicamente responsable de darles a esas almas un cuerpo físico. (La única excepción es cuando tu vida esté en peligro por el embarazo.)

Pero es posible que tú no tengas la responsabilidad kármica de criar a ese niño. La adopción es una alternativa responsable.

Muchas veces, cuando el embarazo no es planeado, la mujer no puede encargarse del niño. Tal vez seas soltera, o tengas una mala relación con el padre de la criatura, o todavía estés en la escuela y no quieres tener un hijo, o tu bebé tiene anormalidades físicas o mentales severas y tú no puedes enfrentarte a ellas.

De hecho, es posible que sólo seas responsable de darle un cuerpo físico al alma y de encontrarle padres adoptivos. Las personas que deben criar al niño tienen un karma distinto con el alma. Es probable que su karma requiera que ellos cuiden y eduquen al niño y lo guíen hacia la edad adulta. Es por eso que es tan importante que consideres la adopción si te enfrentas a un embarazo no planeado. Una vez que entiendas la reencarnación y el karma, no tendrás por qué sentirte culpable de dar a tu bebé en adopción. De hecho, puedes sentirte orgullosa de que tuviste una responsabilidad que cumplir y que lo hiciste bien.

Y Si Ya He Tenido Un Aborto?